writer - graphic designer

blog (gluten-free)

el blog de una celiaca adulta (destinos, restaurantes, recetas, vida diaria y anécdotas sobre la celiaquía)

Francia no es país para celíacos (I): establecimientos que venden productos sin gluten

 IMG_8242

Cuando me dieron el diagnóstico de la enfermedad celíaca, yo vivía en Francia, en París (ésa que llaman "la ciudad de la luz", pero éste es otro tema para otro día). Es decir, podríamos decir que soy española pero celíaca francesa y creedme, es algo mucho más complicado que ser una feliz celíaca española o argentina o italiana. Cuando mi médico me confirmó que todas las pruebas eran positivas y que tenía que empezar inmediatamente una dieta sin gluten, lejos de ser para mí un trauma, la noticia llegó como una salvación: me había pasado tanto tiempo con síntomas tan desagradables que mi mente sólo se imaginaba volver a llevar una vida más o menos normal gracias a la dieta sin gluten.

La primera cosa que hice fue llamar a la AFDIAG, la Association Française des Intolerants au Gluten (Asociación Francesa de Intolerantes al Gluten) para que me hicieran llegar un listado de tiendas o supermercados donde se venden productos sin gluten en París y otro listado de restaurantes. Estos dos listados te los hacen llegar vía e-mail de forma gratuita si les contactas. Para otro tipo de información, participar en actividades o coloquios médicos, hace falta hacerse socio y vale 36 euros al año (46 fuera de Francia metropolitana). Fui a abrir el listado de restaurantes con la mayor ilusión del mundo y ¡zas!, el primer chasco. Para mi sorpresa, el total de restaurantes que ofrecía un menú sin gluten en París, según la AFDIAG, es de 4 (sí, han leído bien, ¡cuatro en todo París!). Éste es el listado de los restaurantes:

- Helmut Newcake, (36 rue Bichat, 75010 París)

- Le Bistrot Champenois, (6 rue Crozatier, 75012 París)

- Bio Sphère Café, (47 rue Laborde, 75008 París)

- Noglu, 16 passage des Panoramas, 75002 París)

El listado de establecimientos donde se venden productos sin gluten lo fui abrir con otro ánimo, pero es bastante más largo: cuatro páginas llenas de direcciones de algunos supermercados (como Monoprix o Carrefour) donde se venden algunos, y digo bien algunos productos para celíacos, y sobre todo una lista amplia de establecimientos de dietética o alimentación bio, ahora tan de moda, donde también se ofrece el mismo tipo de productos (Naturalia, Bio c' bon, La Vie Claire, Bio Génération...).

De los restaurantes (y otros) anteriormente mencionados iré hablando en los próximos posts. Hoy me gustaría hablar de estos establecimientos y de la vida diaria de una celíaca adulta que tiene que encontrar productos sin gluten para una iniciar una dieta de adaptación. Si alguien necesita el listado exhaustivo de los establecimientos de la AFDIAG puede escribirme al e-mail y se lo hago llegar con gusto.

No he visitado el 100% de las tiendas de dietética o bio parisinas, pero puedo asegurar que me he empeñado en conocer unas cuentas y en todas, a mi pesar, se vende lo mismo: pan (ay, el pan, uno de mis alimentos preferidos hasta que me convertí en celíaca y ahora uno de los más difíciles porque en general están poco conseguidos), harinas sustitutivas a la harina de trigo (de arroz, sarraceno...), pasta (macarrones, spaghettis, gnocchis..), las famosas tortas de arroz (¡cuidado!, las hay con gluten, miren bien que no se indica que tienen trazas o que lleven el logo "sin gluten" o "sin T.A.C.C.") y todo tipo de galletas y cereales para desayunar o merendar. Nada más, en realidad lo que se vende en este tipo de tiendas son los productos sustitutivos a los principales que se identifican con gluten (pan, harina, pizza, pasta...), pero el gran problema de vivir en Francia y buscar productos sin gluten es que, más allá de esta base de productos "básicos", por llamarlos de alguna forma, el etiquetado de cualquier tipo de alimento o producto en los supermercados, mercados, etc. no es exhaustivo. Una puede ir al supermercado a comprar una bolsa de verdura o patatas congeladas (en principio una no se imaginaría que este tipo de productos pudiera tener gluten), pero no todas las marcas indican si tienen trazas de trigo o no, por lo que es difícil hacer una compra con la certeza de que la cesta está llena de alimentos sin gluten.

Les dejo varios ejemplos para explicarme mejor sobre todo si no son celíacos o no han empezado una dieta sin gluten. Cuando me diagnosticaron la enfermedad y empecé a llevar una dieta sin gluten, o a intentarlo, mi inexperiencia me llevó a pensar automáticamente en las comidas más "naturales". Es decir, me dije: una ensalada, nada más fácil que eso, porque ninguno de los alimentos lleva gluten. ¡Primer error!: me pasé varias semanas sin saber qué estaba comiendo y qué seguía provocándome síntomas hasta que me di cuenta de que a las ensaladas les echaba frutos secos (a menudo nueces) que no compraba con cáscara, por lo que al venir envasadas ya sin cáscara las nueces habían sufrido la famosa contaminación cruzada en el proceso de industrialización y era lo que me estaba intoxicando. Lo mismo me pasó más adelante con una receta básica de arroz con champiñones: los champiñones los compraba en lata en el supermercado, ¡pero tenían gluten por la contaminación cruzada también durante el proceso de industrialización! Este tipo de errores son frecuentes y comunes al comienzo de una dieta sin gluten y es por esto que es difícil explicar aquello de que llevar una alimentación 100% sin gluten es difícil, porque si no se está aún acostumbrado hay que prestar mucha atención en lo que se compra y se come, y aún prestando atención se puede caer en el error.

ensalada

He aquí las nueces: la prueba del delito.

La solución viviendo en Francia no es otra que recurrir a lo natural de verdad, es decir, a los mercados, que además en París y en la mayoría de las ciudades francesas son muy comunes y muy buenos. Desde que sufrí varios episodios seguidos como los de las nueces o los champiñones trato de evitar lo máximo posible los supermercados para todo ese tipo de productos (verduras, frutas, pescados y carne), pero aún así, cuidado con los legumbres a granel o con las carnes, que a menudo están en recipientes al lado de otros con carne empanada, que también gusta a los franceses.

IMG_7320

Otro ejemplo de contaminación cruzada: esta paella tiene pinta de ser sin gluten (arroz, marisco, pimientos...), pero cuidado con algunas especias, porque al pimentón, por ejemplo, a menudo le añaden harina en el proceso de industrialización. Lo mismo pasa con el colorante alimenticio o la pimienta.

Y otra pista para hacerse con el otro tipo de productos (todo lo que no es fresco: verduras, frutas, pescados, carnes...), son las diferentes tiendas online que hay en Francia. Abundan las especializadas en todo lo bio como en el caso de las tiendas que no son virtuales, pero hay algunas especializadas en productos para celíacos y, aunque comprar en este tipo de establecimientos suele salir más caro, por los gastos de envío, a menudo merece la pena porque la oferta de productos es mucho mayor. Tengo varios listados de este tipo de tiendas, si alguien lo necesita puede también contactarme al e-mail para que se lo haga llegar. Yo compro casi siempre en una que sirve y envía con rapidez (libra entre dos y tres días después de haber hecho el pedido cuando muchas tardan una semana o más) que se llama Rizen y que además de ofrecer los productos que llamábamos "básicos" sin gluten (pan, pasta, pizza, harinas...), propone otros como legumbres, salsas (¡tienen salsa de soja sin gluten!), sopas, , leche, cerveza, chocolate, helados, gominolas y caramelos... y en la web se indica bien cuáles, además de ser sin gluten, son sin lactosa o sin maíz o sin soja, para los celíacos que tienen otras intolerancias, lo cual siempre ayuda y facilita aún más la compra.

TAMARI

Para los fans como yo de la salsa de soja: Rizen vende la salsa Tamari y es la única que he encontrado sin gluten en Francia.

Me despido por hoy. ¡Buen domingo sin gluten a todos!