writer - graphic designer

blog (gluten-free)

el blog de una celiaca adulta (destinos, restaurantes, recetas, vida diaria y anécdotas sobre la celiaquía)

¡Soy celíaca!

3.14-CANNES-logo-Sans-gluten

Me llamo Sara. Tengo 33 años. Soy española, vivo en París pero estoy haciendo las maletas para mudarme a Londres. Hace tan sólo unos meses me diagnosticaron la enfermedad celíaca. Desde entonces ando aprendiendo de nuevo a comer. Una de mis grandes pasiones es viajar: este blog nace con el fin de simplificar la vida a las celíacas y celíacos que quieren viajar o, sencillamente, ir de vez en cuando a comer o cenar a restaurantes en ciudades de distintos países. De momento hablaré de España, Francia, Reino Unido y Argentina. Hablaré también del diagnóstico, de las anécdotas y de la vida diaria de los celíacos y sus familiares y amigos.

Comer sin gluten no es sólo necesario para las personas que tienen la enfermedad celíaca, es también beneficioso para todos aquellos que quieren cambiar a una alimentación más sana y saludable.

El gluten es una proteína que está presente en cereales como el trigo, el centeno, la cebada… Pero a los celíacos no sólo les basta con suprimir de la dieta la pasta, el pan o la pizza, el gran inconviente es la contaminación cruzada de los alimentos, ésa es la dificultad a la hora de salir a cenar, ir a una fiesta o sencillamente beber algo con los amigos en un bar.

La celiaquía es una enfermedad autoinmune que de momento no tiene cura y es un trastorno que aparece en personas genéticamente predispuestas. Hasta hace muy poco se diagnosticaba durante la infancia, por lo que los casos de celíacos adultos son todavía escasos. Sin diagnóstico o sin dieta sin gluten, la enfermedad celíaca puede derivar en casos de osteoporosis, infertilidad, problemas neurológicos o cáncer.

Me decidí a abrir este blog porque en mi caso el diagnóstico fue rocambolesco; porque todavía estoy aprendiendo a comer y a vivir sin gluten y no es tan fácil como parece, ni para mí ni para las personas que me rodean; me decidí también porque ya me ha tocado salir a comer a algún restaurante y mirar cómo comían todos los demás mientras yo no podía llevarme un bocado de nada a la boca; también me decidí porque mi diagnóstico (y mi salud mental y física) se la debo ahora en gran parte a otra celíaca que se llama Soledad y luego otras personas con síntomas me preguntaron y pudieron ser diagnosticadas porque supieron de mi caso; me decidí porque en mi último viaje a Argentina pude comer las empanadas de carne más ricas que he comido nunca gracias a otra celíaca que se llama Alejandra; porque en un país como Francia es difícil ser celíaco y me he emocionado en varias ocasiones delante de un cartero cuando me entregaba un paquete lleno de comida gluten free que me me mandaban amigos o familiares; me decidí, en definitiva, porque sé, por experiencia, que las nuevas tecnologías nos acercan a pesar de los kilómetros de este mundo y nos ayudan a compartir experiencias e información a veces muy valiosa, otras inexistente fuera de la red. Me decidí, también, por agradecimiento a las personas que me rodean y que vivieron conmigo todos los síntomas precedentes al diagnóstico y que viven ahora la adaptación y la nueva vida sin gluten. Para ellos empiezo a escribir y seguiré haciéndolo para celíacos diagnosticados y futuros, para familiares y amigos, para entender mejor la enfermedad y para compartir trucos, anécdotas o vivencias que nos aporten algo a todos.

Bienvenidos…

¡Y viva la vida sin gluten!