writer - graphic designer

blog (poesía)

El futuro tiene forma de huracán es un verso de uno de los poemas finales de La selva en que caí (Torremozas, 2007). Este blog nació, bajo otra dirección en 2009, con el objetivo de difundir la cultura en general y la poesía en particular, con especial interés en la creación de los más jóvenes y en la creación de las mujeres.

El visitante admite y acepta que los derechos de propiedad industrial e intelectual sobre los contenidos y/o cualesquiera otros elementos incluidos en este blog son propiedad de Sara Herrera Peralta y/o de terceros, en cuyo caso se citará siempre el autor y la fuente.

Si alguno de los autores del material utilizado no desea que éste aparezca en en blog, por favor, envíe un e-mail a la dirección sherreraperalta@gmail.com y se eliminará de inmediato.

Les regalo y envío gratis "Provocatio" por la compra de "Shock" o "Quien mire hacia abajo, pierde" en la web del editor (Baile del sol)

Uno de mis editores, el único que hasta la fecha ha confiado en mi obra en varias ocasiones, Baile del sol, me avisa de que dos de mis últimos libros, Shock y Quien mire hacia abajo, pierde, ya están disponibles en la web de la editorial para comprarlos vía Internet. 



Esto me alegra, mucho, porque en estos tiempo difíciles para todos, autores, libreros y editores, es algo que me recuerda que deberíamos reinventarnos y mantenernos optimistas. 

Los dos libros tienen todos los derechos de autores destinados a dos fundaciones benéficas: los de Shock van para la Fundación Umbele, para proyectos de educación y escolarización de niños en África, y los de Quien mire hacia abajo, pierde van para W4 (Women's WorldWide Web), una plataforma en Internet dedicada al empoderamiento de mujeres y niñas en todo el mundo. 



Sobre Shock podéis leer algo más en la web del editor o en Goodreads, sobre Quien mire hacia abajo, pierde también (web de la editorial, Goodreads). De los dos libros han salido reseñas, de Shock: en la Nueva España por Saúl Fernández, en el blog de Sofía Castañón, en Artes Hoy, por Alberto García-Teresa. De Quien mire hacia abajo, pierde han reseñado Ángel Talián para Culturamas, o Alberto García-Teresa en Artes Hoy

Una de las alegrías que me da el hecho de que ambos libros puedan comprarse en la web del editor es que la compra y el envío son posibles desde cualquier parte del mundo. Si la compra se realiza desde España, los gastos de envío son GRATIS. Si se compran desde Europa los gastos de envío son 5 euros y para el resto de países fuera de la Unión Europea son 15 euros (GRATIS para comprar superiores a 50 euros). (Más información sobre la compra y el envío en la web del editor). 

Yo quería celebrarlo a mi manera, así que aquí va mi granito de arena: a todos aquellos que compren antes del 28 de febrero Shock o Quien mire hacia abajo, pierde en la web de Baile del sol, les enviaré dedicado un ejemplar de Provocatio, un poemario que recibió el Premio Ana de Valle, que nunca tuvo distribución y para el que mi fotógrafa preferida, Soledad Córdoba, hizo una portada bellísima con una fotografía de su serie En el silencio. Para el envío, solo tienen que hacerme llegar vía e-mail en la dirección contacto@saraherreraperalta.com el justificante de compra del libro y se lo haré llegar a cualquier parte del mundo.



Aquí les dejo algunos de los poemas del libro, ojalá que se animen.


[Anda y sueña]


La metamorfosis de un sueño
truncado
sobre el tejado de las casas:
los habitantes rebelándose.

Cuando falta el dinero faltan
otras cosas.

Él, que tuvo el sueño dorado en la palma de la mano,
se ha vuelto emprendedor,
creador de iniciativas propias.

Levantar la casa ladrillo a ladrillo,
llegar al acuerdo con el banco.

Construir la vida
es hipotecar, también,
el alma entre los muros.



[El prójimo]


Amar es otra cosa,
no hay tiempo de espera
cuando el peligro se acerca.

Amar es el verbo débil,
la constancia de las rocas.

Amar, entre paredes de granito,
cuando la ciudad está a punto
de volar por los aires,
es la última voluntad,
el auxilio buscado
en los que han sido también
un poco nosotros.

Amar no es nada
cuando la amenaza se aproxima:

nuestros cuerpos están
cubiertos de un halo transparente
como las bombillas halógenas
de los techos,

y van a llegar los difuntos.

Amar, eso es otra cosa.

[La colada]


Imaginar la eternidad
desde la terraza
de un décimo piso.

Las palabras tienen el vértigo
que sientes
al divisar la muerte desde arriba.

El eco chirría,
nunca el silencio
fue tan revelador.

Somos cáscara,
algo que cuelga con pinzas
en el tendedero,
movidos por el aire,
hartos de tanto miedo.


[Dreams agency]

Cantamos y maldecimos los días de hambre,
de hambre y de Nocilla,
teniéndolo todo y no teniendo nada.

Cantamos creyendo en el paraíso
de una playa desierta con palmera inclinada,
el olor salado y el sonido de las olas,
cabalgando.

Testimoniamos los hechos.
Y quizá, algún día, sepamos por qué las colas son largas
en el Corte Inlgés, - una vez que hemos comprado ya
el papel higiénico, el arroz y los huevos -,
en la agencia de viajes.
Un billete, por favor.
Un billete para ir a algún sitio,
no importa dónde, lejos del barrio.

Cuando cantemos creyendo que el paraíso existe,
que de verdad hay una playa
y una isla desierta
y un cocotero
y una palmera,
cuando cantemos, por fin, convencidos
de que el paraíso existe,
los dioses serán menos,
ya no tendremos tantos sueños.

[El marido de la peluquera]

Ella se ha vestido de negro,
negro viudo,
flor en el pelo.
Ella ha visto pasar la vida como
los círculos concéntricos formando ondas
en un vaso de agua,

así, despacio, muy despacio.


Las ondas. No tiene tacones: zapatos planos.


Ella ha salido del barrio

pensando ya en la vuelta,

pensando en sus estudios que dejó

en el instituto, en la FP.


Mamá, yo quiero ser peluquera.


Algún día, hija,

tendrás una casa y un marido,

tres hermosos hijos bien vestidos

y labores que hacer.

Algún día, hija,

no irás a buscar la vida en el mercado,

en el puesto de los lunes, en la parada del bus.


Debes ser paciente ante la búsqueda,

en el camino.


Algún día, hija, tendrás una casa

y un marido.


Y labores, muchas labores que hacer.


 [La herencia]

Cosechar todo lo que el tiempo
nos ha dejado de herencia:

eso es amar a los otros.

Lo que el dinero no mata
los años lo quitan.
Y nosotros seguimos empeñados
en poner nombre a las cosas:
una casa es una casa
una hipoteca es una hipoteca
un seguro de vida es un seguro de vida
y un préstamo para un coche
es un préstamo para un coche.

Empeñados, así vivimos.

¿Qué nos falta?
Nada es suficiente.

La muerte es, para muchos,
el premio al final del camino.

El ser humano, un animal con forma
de máquina tragaperras.


Poemas de Provocatio (Premio Ana de Valle - Ayto. de Avilés, 2010).