writer - graphic designer

blog (poesía)

El futuro tiene forma de huracán es un verso de uno de los poemas finales de La selva en que caí (Torremozas, 2007). Este blog nació, bajo otra dirección en 2009, con el objetivo de difundir la cultura en general y la poesía en particular, con especial interés en la creación de los más jóvenes y en la creación de las mujeres.

El visitante admite y acepta que los derechos de propiedad industrial e intelectual sobre los contenidos y/o cualesquiera otros elementos incluidos en este blog son propiedad de Sara Herrera Peralta y/o de terceros, en cuyo caso se citará siempre el autor y la fuente.

Si alguno de los autores del material utilizado no desea que éste aparezca en en blog, por favor, envíe un e-mail a la dirección sherreraperalta@gmail.com y se eliminará de inmediato.

Adiós, 2013. (La tregua)

Conocer el corazón quieto de las piedras.

Sylvia Plath

"Hágase en mí", repuse. Y te bendije

con labios obedientes al destino.

¿Por qué, después, me robas y defraudas?

Ángela Figuera Aymerich

2013 se va (por fin). Empezó con el luto y la tristeza por la muerte. Luego nos alegró a todos con el nacimiento de un bebé que tiene los ojos y la sonrisa de mi abuelo. Este año fue el año en el que empecé a reconocer la comida como medicina, como algo que me acompañará el resto de mi vida. Comer sin gluten no es fácil cuando se viaja, cuando se vive fuera, cuando se quiere hacer vida social, pero tampoco es una enfermedad muy cruel, aunque todas las enfermedades tengan algo de cruel. El verano me trajo la enfermedad y la muerte de mi segundo abuelo, el dolor de ver cómo los seres queridos sufren. El mes de diciembre me ha traído la muerte de una de mis dos abuelas y he visto cómo las personas se despiden ante el limbo. He llorado y he entristecido tres veces. He sentido la rabia más profunda hasta tres veces. He visto sus cadáveres hasta tres veces.

Este año ha tenido también cambios. Después de más de seis años en París, aquella ciudad a la que llegué persiguiendo un sueño, me he mudado a Londres. Cinco meses después, Londres aún me engaña. Hay días en los que creo que Londres es una ciudad amable, más amable que la ciudad de la luz, y hay días en las que su gris y su tristeza se me van clavando por toda la columna vertebral hasta llegar a la nuca. Hay días, sobre todo los últimos, en los que he llegado a odiar esa ciudad. Por la traición, por el engaño.

En el camino, en el transcurso de los meses, el dolor de mis padres, la tristeza por los suyos, aprender a cruzar una línea, aprender a empezar una nueva etapa, desconocida para nosotros, porque los abuelos han formado siempre parte de nuestras vidas. En el camino, en esta lucha, seguir construyendo el amor a pesar de todo lo demás.

Por eso este año no haré listas. No tengo listas de los mejores libros que leí, ni de las mejores canciones, ni de los mejores viajes. Este año quiero que se vaya así, rápido, cuanto antes, sin hacer más recuento del que mi memoria me obliga a hacer todos los días. La poesía sigue siendo un refugio, de lo poco amable que queda ante el silencio. De las pocas huidas dulces. Y quiero que así siga siendo el resto de los años. Todo lo demás, será la vida, venga como venga, y voy a levantarme para seguir convencida de que el dolor es necesario para reconocer lo que se ama.

Que tengan ustedes un 2014 amable, que sea un poco menos triste, que nos dé a todos una tregua.

"fotos", "y eso"sara4 Comments